Bienvenido a Coaching en igualdad. Gracias por visitarnos!

El liderazgo del s. XXI

By Mercedes Cano

Posted in | Tags :

El entorno cambiante en que las empresas tienen que desarrollarse en estos momentos puede dar lugar a un efecto beneficioso: encontrar nuevas formas de liderazgo. “Si quieres obtener resultados distintos, no sigas haciendo las cosas de la misma manera”. Esta frase que se hizo popular por ser Einstein quien la formulara, encierra una verdad tan lógica que cualquiera de nosotros la suscribiría sin problemas.

Sin embargo, en muchas grandes empresas, se siguen haciendo las cosas del mismo modo a pesar de que los resultados disten mucho de ser los esperados y apetecidos. En este nuevo entorno, surge la necesidad de ir más allá de lo que siempre se ha hecho, de buscar fórmulas diferentes, de experimentar con diferentes factores que cambien el resultado de la ecuación.

Frente al tradicional estilo de liderazgo basado en la competitividad, la fuerza, la dureza las decisiones tomadas unilateralmente y ejerciendo un férreo control, todas características típicamente masculinas, nace otro estilo diferente y más adaptado a esta nueva realidad que se desarrolla en escenarios cambiantes y poco predecibles.
Así, el nuevo liderazgo se basa más en estos otros principios: Cooperación, interacción, empatía, comprensión, intercambio de información, emocionalidad y apoyo. Todas ellas características muy presentes en el comportamiento femenino.
Esta tendencia ya reflejada en las empresas americanas hace una década fue reflejada en un estudio publicado por la investigadora de la Escuela de postgrado en Gestión Empresarial de la universidad de California, en Irvine, Judy B. Rosener, en 1989.
Tras entrevistar a un gran número de empresarios y empresarias, llegó a la conclusión de que, si bien para ambos los resultados financieros eran esenciales y ambos grupos buscaban alcanzar los objetivos propuestos, ellas ejercían un estilo de liderazgo completamente distinto, al que bautizó como “liderazgo transformacional”, frente al llamado “liderazgo transaccional” ejercido por los hombres.
Y cuáles serían las características de este nuevo estilo de liderazgo: básicamente el modelo de liderazgo femenino busca que la empresa crezca CON las personas que forman parte de ella y no A PESAR de ellas.

Este estilo da voz a todos los miembros del equipo y no solo a una élite encargada de tomar las decisiones de alto nivel. Hace fluir la
información y escucha el feedback de los empleados. Valora sus aportaciones y aunque asume la responsabilidad última de la toma de decisiones, sabe que tomar en cuenta la opinión del equipo aminora el riesgo de haber pasado por alto algo importante para el proyecto. Al tiempo que hacer partícipes a las personas del equipo del rumbo que tomará la empresa, hace que se sientan incluidos e implicados tanto en el trayecto como en los resultados.

Transmitir energía y positividad al equipo es otra de las características de este estilo de liderazgo. Cuando las mujeres directivas hablan de su entusiasmo por su trabajo y de cómo tratan de transmitirlo a las personas de su equipo, saben la fuerza que tiene el conseguir que la tarea diaria resulte estimulante y divertida. “Rara vez me he encontrado con una persona a la que no fuera capaz de motivar” contaba una de las empresarias entrevistadas, aunque siempre hay personas a las que no les gusta esta forma de dirigir y prefieren que se les diga lo que tienen que hacer y recibir un salario a final de mes sin mayores complicaciones.

Sin embargo, este estilo altamente motivador y participativo, ha dado excelentes resultados en las empresas en que se ha puesto en práctica y las mujeres que participaron en el estudio, si bien han sido cuestionadas en no pocas ocasiones, han defendido su forma de liderar con los resultados obtenidos.
Por tanto, algo está cambiando en el mundo de la empresa. De momento, son las pequeñas o medianas empresas, que han experimentado un crecimiento rápido y rampante y que han tenido que adaptarse a un entorno cambiante de manera rápida, aquellas en que las mujeres han encontrado más fácilmente un lugar donde desarrollar su capacidad de liderazgo sin tener que copiar el estilo de gestión típicamente masculino y convertirse en “una de ellos”.
No estamos diciendo que esta manera de liderar solo puedan ejercerla las mujeres, pero sí que resulta muy consistente con la manera en que los roles de género que la sociedad impone, ha hecho tradicionalmente que las mujeres se comporte, con lo que es algo que surge de manera muy natural en ellas.
Es posible que la experiencia y los resultados obtenidos, abran nuevos horizontes y posibilidades para que el número de mujeres en cargos directivos aumente y sirvan de modelo a las nuevas generaciones.

About The Mercedes Cano

No comments yet.

Deja un comentario

Comment


btt